He utilizado esta expresión «terreno cinegético» porque me llamó mucho la atención la primera vez que la oí. No tenía ni idea de lo que significaba. Sin embargo, en mi trabajo había gente -poca- que sí la conocían e incluso afirmaban que deberíamos de conocerla los demás ya que es una palabra bastante conocida; según ellos, claro.

Por supuesto, si trabajas en materias relacionadas con el medio ambiente, esta expresión supongo que la conoces, pero para mí era totalmente nueva.

A favor y en contra del lenguaje claro

Algunas de las objeciones que plantean compañeros nuestros dentro de la administración que rehúyen del lenguaje claro son que:

  • empobrece la comunicación porque con esta manera de expresarnos no usamos las palabras técnicas y específicas para expresar lo que queremos decir;
  • si no usamos las frases tal y como aparecen en la normativa, con toda su complejidad, podemos equivocarnos o incurrir en una falta, y por otro lado,
  • si usamos palabras más sencillas, los profesionales con cierto nivel o dominio de ese lenguaje especializado, tampoco nos van a entender.

Pero hay argumentos a favor que hacen de menos estos problemas planteados pues con el lenguaje claro:

  • la comunicación es más eficaz: usamos menos términos para expresar lo mismo.
  • podemos seguir usando palabras técnicas: sólo tenemos que explicar entre paréntesis o al final del documento, en un glosario, los significados de esos términos.
  • escribimos para todos y por tanto los textos los entenderán todos, incluidos los profesionales más versados y preparados.

Si trabajas en un portal de una administración pública autonómica trabajas con todo tipo de contenidos: desde seguridad industrial, pasando por la tutela de adultos o la atención temprana, la banda ancha, prevención de riesgos laborales, salud pública, tributos o la inspección técnica de vehículos, por decir algunos temas que pueden consultarse en un portal horizontal o general como es este.

Este proceso de comprender y asimilar conocimientos lejanos a nosotros es un ejercicio que los ciudadanos hacen diariamente (o hacemos, yo estoy en ambos lados :D) al intentar entender a la administración por Internet o presencialmente.

Si no sabes, acércate a los que más saben: glosarios, vocabularios y diccionarios

Para aproximarme a un tema que desconozco, me resulta de utilidad tener de referencia todo tipo de glosarios, vocabularios o diccionarios que han elaborado profesionales expertos en la materia y que han hecho ese esfuerzo de definir con otras palabras, lo que a ellos les resulta fácil y sencillo.

Esta normalización es útil para entenderse dentro de su propio campo del conocimiento y con otros campos que pueden usar esos términos con un significado totalmente diferente. Por ejemplo, no es lo mismo «fuente» para una persona que trabaja en jardinería que para un ciudadano, o para alguien formado en documentación, o en periodismo.

En este primer post voy ofrecerte enlaces a herramientas que te ayudan a comprender un poco mejor el lenguaje que usamos en la administración:

¿Los conocías? ¿Los utilizas? ¿Conoces alguno más? ¡Te espero en los comentarios!

Foto de mano humana con cable rojo enredado creada por freepik – www.freepik.es.