Cómo descubrí que no hablo en lenguaje claro