La verdad que no recuerdo bien cuando fue la primera vez que oí hablar de lenguaje claro. Creo que fue hace justo un año, en el trabajo, cuando conocí la iniciativa del Ayuntamiento de Madrid sobre Comunicación clara y de ahí, llegué a la Guía de Comunicación Clara elaborada por Prodigioso Volcán, y empecé a tirar del hilo.

De este modo, seguí descubriendo otros sitios web y profesionales que se dedican a hablar y escribir acerca de la necesidad de ser claros en la comunicación, sobre todo la que la administración establece con el ciudadano.

Me parece además que fue a la vez que cuando descubrí el programa Inflesz del que ya te he hablado en la entrada sobre legibilidad en las páginas web de los gobiernos autonómicos.

Y entonces fue cuando me dí cuenta: no escribía en lenguaje claro.

¿Qué es el lenguaje claro? ¿es lo mismo que lectura fácil?

La Guía Breve del Lenguaje Claro (PDF, 1,93 Mb) elaborada por el Instituto de Lectura Fácil y Clarity, dice que:

“Lenguaje claro es lenguaje comprensible. Lenguaje claro no es lenguaje vulgar, simplista o infantil.”

Guía Breve del Lenguaje Claro (2015)

Y además introducen un nuevo concepto, el de Lectura Fácil:

“El lenguaje claro tiene grandes similitudes con la denominada Lectura Fácil, la cual, aboga por la accesibilidad de la información escrita y la comprensión de los mensajes escritos.

La Lectura Fácil está dirigida al conjunto de la ciudadanía, pero tiene especial incidencia en colectivos en situación o riesgo de exclusión social (personas mayores, personas con discapacidad intelectual, personas con baja cualificación o poco conocimiento del idioma, etc.).”

Guía Breve del Lenguaje Claro (2015)

Últimamente, a raíz de las elecciones generales y locales, han surgido noticias en las que hablan de los partidos políticos y sus iniciativas de hacer accesibles y en lectura fácil sus programas.

Sobre Lectura fácil hay dos recursos recientes de utilidad: gracias al blog de Olga Carreras me he enterado que en mayo de 2018 se publicó la norma UNE 153101:2018 EX Lectura Fácil. Pautas y recomendaciones para la elaboración de documentos; y si quieres ver la primera ley en Lectura Fácil, la Ley de Derechos y Garantías de las Personas con Discapacidad en Aragón, puedes consultar el Boletín Oficial de Aragón del 10 de abril de 2019.

Además de la accesibilidad y la lectura fácil, el lenguaje claro, también tiene que ver con la usabilidad, con el diseño de servicios, con el storytelling (o el arte de contar historias), con el copywriting (o la escritura persuasiva),… y más. Ya lo iremos viendo, poco a poco.

El origen del lenguaje claro

En este despertar por saber más del lenguaje claro, llegué al Blog de Javier Badía, Lenguaje Administrativo. Revisa su blog porque hay muchos recursos y conocimiento ahí volcado 🙂

A través de él me enteré que el lenguaje claro comenzó a trabajarse en Suecia a mediados de los años 70 y en el Reino Unido (Plain English) a finales de esta misma década, y que el año 2010 fue un año de inflexión, ya que la administración Obama promulgó una ley que promovía la simplificación del lenguaje administrativo.

También tengo que reseñar, ya que mi formación universitaria empezó en el mundo bibliotecario, que en el año 1997, la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA) publicó unas Directrices para materiales de lectura fácil (PDF). Fue la primera guía para elaborar textos en lectura fácil con recomendaciones para hacer sencillo no sólo el texto sino también las imágenes y la maquetación.

Como he dicho al principio, en España, una de las administraciones que está trabajando en este aspecto, es el Ayuntamiento de Madrid. En enero de 2018 lanzó su proyecto de Comunicación clara, comenzando por hacer más comprensibles las multas de tráfico y publicando una guía para mejorar la comunicación con la ciudadanía.

¿Qué es la comunicación clara?

La Guía de Comunicación Clara elaborada por Prodigioso Volcán (PDF, 5,50 Mb) afirma que la Comunicación Clara es:

Transmitir de forma fácil, directa, transparente, simple y eficaz información relevante para la ciudadanía. Se adapta a los diferentes canales actuales (papel, móviles, ordenadores y otros dispositivos) y a sus especificidades».

Guía de Comunicación Clara (2017)

La expresión de lenguaje claro es una traducción de la expresión “plain language” que se usa en los países anglosajones; aunque también nos podemos encontrar expresiones como lenguaje llano o lenguaje ciudadano para referirnos a este mismo concepto.

En España, se empezó a hablar de lenguaje administrativo en los años 90. Y ahora con el trabajo del Ayuntamiento de Madrid se comienza también a hablar de Comunicación clara.

Para mí, Comunicación clara es una expresión más ambiciosa e implica más elementos a tener en cuenta para que el proceso de la comunicación resulte claro. La expresión lenguaje claro, es más concreta, se centra solo en el medio con el que nos comunicamos, el lenguaje.

Como dicen en la Guía de Comunicación clara, es necesario:

…ampliar el Lenguaje Claro y desarrollar y aplicar un concepto nuevo, interdisciplinar y ajustado a las demandas y necesidades contemporáneas de la ciudadanía: la Comunicación Clara.

¿Tú qué piensas?

Lo que sí creo es que unos textos más sencillos harán que la información sea más accesibles y transparente, y esto beneficiará a:

  • Personas sordas de nacimiento.
  • Personas con discapacidad cognitiva.
  • Personas con problemas de aprendizaje o lectura.
  • Personas con diferentes niveles culturales.
  • Personas extranjeras.
  • A todos nosotros.

Foto de fondo creado por freepik – www.freepik.es